¿Por qué usar pañales de tela?

La cuestión más bien sería por qué no usar los desechables. En España, un bebé usa de media 5.400 pañales durante todo el periodo de uso de pañal; si hacemos un cálculo aproximado de todos los bebés del país, la suma ascendería a 900.000 toneladas anuales de desechos. Los pañales desechables están fabricados con celulosa, que es biodegradable, pero también contienen otros materiales altamente contaminantes, derivados del petróleo, como polipropileno, polietileno, elásticos adhesivos y plásticos. Según estudios internacionales, estos materiales tardan entre 300 y 400 años en descomponerse. Y eso sin contar con la contaminación que se genera en el proceso de producción. 

La alternativa es clara. El consumo de productos plásticos y derivados del petróleo tiene que limitarse drásticamente, ya no podemos mirar hacia otro lado. Con unos 20 pañales de tela por bebé (no hacen falta más), habremos reducido el uso de entre 2.000 y 5.000 pañales desechables. Si aplicamos una rutina de lavado coherente (una lavadora de pañales en días alternos, rellenando el tambor con ropa del bebé, por ejemplo) y tendemos al aire libre (en la medida de lo posible), el impacto ambiental será significativamente menor que el que supone el uso de pañales desechables.

Otro factor importante a la hora de usar pañales de tela es el económico. Dependiendo de las marcas, el gasto mensual en pañales desechables oscila entre los 40 y los 60 euros al mes, dependiendo de en qué etapa se encuentre el bebé. Un infante usa pañales hasta los dos años y medio aproximadamente, y continuará con pañal nocturno incluso hasta los cuatro. Por tanto, el gasto medio que supone a las familias rondará los 1200 euros, tirando por lo bajo. Si queremos usar pañales de tela tendremos que hacer un desembolso grande al principio, debemos tener como mínimo 12 pañales para usarlos a tiempo completo (a una media de 25 euros por pañal, son 300 euros), pero a medio-largo plazo supondrá un ahorro. Al gasto inicial hay que sumar el gasto en algunos accesorios que hacen el “pañaleo” más sencillo, como bolsas de pul para su transporte, productos para lavarlos y algunos pañales más específicos (pañales nocturnos por ejemplo), pero incluso así el gasto total es muy inferior.

Otra de las razones que llevan a las familias a pasarse a la tela es el cuidado de la piel del bebé. Si compramos pañales de tela de calidad, estaremos vistiendo a nuestros bebés con tejidos certificados que garantizan que los productos textiles etiquetados han sido analizados ante múltiples sustancias nocivas. La certificación se basa en el catálogo de criterios OEKO-TEX, con fundamento científico y pruebas de laboratorio neutrales, teniendo en cuenta numerosas sustancias, tanto reguladas como no reguladas, que podrían ser perjudiciales para la salud. Los materiales de los que se fabrican los pañales varían mucho; los básicos son el algodón, el bambú y el cáñamo, pero hay muchos otros como la microfibra, el micropolar, o las mezclas de tejidos naturales y sintéticos. Lo ideal es ir probando y elegir lo que le siente mejor a nuestro bebé. 

Motivos para usar pañales de tela puede haber tantos como familias que los usan. En Planeta Tela nos gustan sus diseños, su suavidad y, sobre todo, lo especial que es estar en íntimo contacto con las necesidades del bebé, porque estar pendiente de sus procesos fisiológicos nos brinda una posibilidad más de conectar con ella o con él.  

0 Comments for “¿Por qué usar pañales de tela?”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2021 Planeta Tela
Made with by Resolutioncanarias.es